jueves, 11 de febrero de 2010

PERIQUITO ESPLÉNDIDO (Neophema splendida)



En las secas zonas cubiertas por matorrales, en el interior del sur de Australia, habitan unos hermosos y bellos periquitos denominados espléndidos.
El periquito espléndido -Neophema splendida- tiene una longitud de veinte centímetros; el macho adulto es verde, su cara de color azul brillante oscuro y el resto de la cabeza azul turquesa, mezclado con verde en la parte posterior de la cabeza.
La parte superior del pecho es de color verde en los lados, con una gran mancha roja anaranjada cubriéndole el pecho; su abdomen y coberteras inferiores de la cola es de color amarillo. Una abundante cantidad de color turquesa claro cubre el ala. Las coberteras inferiores del ala son de color azul marino muy intenso. Las plumas remeras de color azul con una tonalidad verde en el borde de las membranas exteriores, y las interiores oscuras. Con este plantel de bien definidos colores no resulta extraño que a este Neophonema le hayan denominado "espléndido".
Esta incomparable joya es el más vistosamente coloreado de todos los periquitos pequeños y, de hecho, una de las aves de plumaje mas esplendida y brillante dentro de la familia de los pstácidos.
Desde que Gould le descubriera por primera vez, fue muy raramente visto por lo cual se pensó en su extinción, durante un largo periodo. Pero no hace muchos años se tuvo la satisfacción de ver su aparición en grandes cantidades en su territorio de origen, y lo que tal vez nos merece más satisfacción es que en la actualidad está siendo criado con muy buenos resultados.
El libertad, este bello periquito sitúa su nido en las oquedades de los eucaliptos, tan abundante en sus zonas de cría; cuando el macho muestra un hueco a la hembra para efectuar la puesta, éste cuelga del agujero de la entrada y adopta totalmente los movimientos de un pájaro que se baña. Una vez aceptado por la hembra el lugar donde traerá al mundo a su prole, ésta deposita en él alrededor de siete huevos que incuba durante diecinueve días. Al igual que gran cantidad de aves de las zonas secanas del continente australiano, este psitácido no necesita beber mucho. Uno de los inconvenientes para la posesión de estos bellos periquitos es su escasa resistencia al frío y a la humedad, por lo que durante la época invernal en algunas zonas se aconseja a sus dueños prestar mucha atención a este requisito. Los espléndidos no son muy temperamentales, por lo que se suelen llevar bien con otras especies. En las parejas de espléndidos el macho realmente incordia a la hembra, siendo estas parejas muy estables. El alimento es igual al de cualquier psitácido. Los criadores de estos periquitos saben muy bien el cuidado que hay que tener con las crías al abandonar éstas el nido, ya que inexplicablemente son presas de un gran nerviosismo, por cuya razón, antes que emprendan el vuelo, hay que proteger las alambradas del jaulón o pajarera para impedir que se estrellen contra ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario